Las preciosas curvas de Ana en su reportaje Boudoir.

Este reportaje Boudoir ha sido muy especial.
Cuando Ana llegó a mi casa, allá por Febrero, dijo que estaba preparada para disfrutar de su momento. Totalmente.
Vino un poco nerviosa pero muy emocionada. No se quitaba la sonrisa de la cara y la ilusión se reflejaba en sus preciosos ojos.
 
Hablamos de un montón de cosas, como de costumbre… porque tengo cuerda para rato…
 
Me contó que muchas veces su cuerpo no es lugar ideal donde le gustaría vivir, pero está empezando a cuidarlo y quererlo. Tal y como se merece.
Que tiene heridas de guerra cicatrizando en su piel. Recordándole de donde viene y a donde no quiere volver. Es una luchadora. Mucho más fuerte de lo que tímidamente dejaba ver.
 
Hablamos de las mujeres con curvas.
De la necesidad de quitarse el caparazón que nos envuelve.
Desprenderse del miedo al qué dirá la gente.
Mirarse con sinceridad.
 
Ana me mostró ese lado dulce y tímido con su sonrisa risueña. Pero hubo un momento en mitad de la sesión en que sacó a la guerrera que lleva dentro. Levantó la cabeza, se miró en el espejo y dijo “aquí estoy yo” mostrando a una Ana decidida, valiente y empoderada

La delicadeza y sensualidad en un reportaje Boudoir | Iris

Boudoir Iris. Burgos, enero de 2020.

Tenía muchas ganas de sacar un poquito de tiempo para enseñaros la delicadeza de este Boudoir con Iris a principios de año. No es la primera vez que nos juntamos para hacer algo bonito pero sin duda, ha sido de los momentos más especiales. 

Vino cargada con varias prendas de lencería de su madre dignas de unas buenas fotos. ¡Una maravilla! A eso le unimos el arte que tiene Iris para recrear el maquillaje que tengo en mente, combinando las perlas con ese delineado de ojos tan profundo y lo demás vino solo…

Buscaba a una Iris romántica y delicada que disfrutara del ambiente que creamos con la música. Que se sintiera la mujer más segura y sensual del mundo, en ese momento, en mi casa y sin duda creo que lo conseguimos.

Os dejo un puñado de lo que fue aquel momento. Espero que os gusten tanto como a nosotras.

 

Preboda entre girasoles al atardecer en Burgos.

Burgos, 22 de Agosto de 2019.

He sacado un huequecito en la apretada agenda de Septiembre para presentaros la preboda que hice con Carmen y Jorge que se casan a mediados de éste mes.

Carmen quedó conmigo para hablar de su boda y nos enamoramos mutuamente. Yo diría que es el resumen perfecto de la primera vez que nos vimos. Ella es delicada, romántica. Un mujer sensible que soñaba con poder encontrar un día a la persona con quien compartir su vida y poder casarse. Porque a Carmen le encantan las bodas y estaba deseando planear la suya. 

También querían hacer una preboda así que decidimos pasar una tarde bonita de agosto entre girasoles y con la moto de Jorge, su otro gran amor, hicimos un reportaje top. 

Porque al final la timidez, los nervios, la vergüenza… se escaparon cada vez que ellos se miraban, regalándome imágenes de cariño, complicidad y verdadero amor.

 

Boda hispano mexicana en el Monasterio del Espino (Burgos)

boda internacional hispano mexicana en burgos monasterio del espino 2019

22 de Junio de 2019. Boda en el Monasterio del Espino, Santa Gadea del Cid, Burgos. 

 

Conocí a Eva en persona el último día que viví en Madrid. Terminé de recoger las cuatro cosas que me quedaban y me dirigí a nuestro encuentro. Estaba nerviosa e ilusionada. Cuando llegué a la cafetería y la vi allí con esa cara de alegría, contándome cada detalle de lo que tenía planeado, el tiempo que había dedicado y las ganas de tener a todos los suyos cerca, supe que sería una boda espectacular. Eva es sensible y delicada. Muy organizada. De ideas claras. Cariñosa y tímida a la vez de espontánea. Hablamos de México, de Madrid, de lo mucho que le gusta Burgos y por supuesto, de Ricardo. Nos conocimos el mismo día de la boda pero fueron suficientes unas pocas palabras para darme cuenta de que son tal para cual. El uno para el otro. 

El lugar elegido fue el Monasterio del Espino. Donde nos trataron con mimo y se encargaron de que todo fuera perfecto. Eva eligió la decoración para el lugar del banquete con inspiración Mexicana. Calaveras, velas, flores y por supuesto, tequila. Nada recargado, sencillo pero precioso.

Cuando entré en su habitación estaba hecha un manojito de nervios. Trataba de que no se notara pero el día de tu boda no está para guardarse sentimientos. La copita de champán y una charla relajada solucionó el momento. Ricardo corría de un lado para otro controlando que todo estuviera bien. Quizá un poco más tranquilo que Eva, decidió vestirse con todos los hombres importantes que le rodean. Todo un acierto. Ambiente divertido y relajado entre copa y copa de champán (que no falte).

El momento de entrar en la iglesia ya fue otra cosa. Eva rompió a llorar al verse a punto de entrar. Menos mal que papá siempre está ahí para cogernos de la mano. Qué emotivo fue. El grupo El Duende puso la guinda del pastel. Pelillos de punta con su voz durante toda la ceremonia. “Sí quiero” y un abrazo. Después vino el arroz y otros cientos de abrazos más. No íbamos a dedicarle tiempo a las fotos de pareja. Querían pasar rápido al cóctel y disfrutar con los suyos. Dicho y hecho. Cuatro fotos y a gozar. De nuevo El Duende amenizó el cóctel haciendo bailar a todo el mundo. Copitas, risas, manteo al novio… ya sabéis lo que me gusta pillar momentos. 

Hasta el banquete me dio fotos que me encantan. Apareció el mariachi Real de Jalisco, que no podía faltar, y junto a la voz del tío de Eva nos dieron la noche. Era mejor cantar que comer. Y hacer una conga. No pararon quietos, lo prometo. Así que cuando pasaron al baile estaban todos animados. Se notó. Una de las mejores fiestas de boda que he vivido. Duró horas y horas. Con fuegos artificiales, confetti y muy buena música a cargo de 2gether events

 

Voy a recordar a Eva y Ricardo con mucho cariño toda la vida porque son exactamente lo que busco en las parejas. Naturalidad, complicidad, amor por los detalles y mucho mucho cariño. Es de esas bodas que te dejan un sabor de boca muy dulce. Invitados dispuestos a darlo todo y divertirse. Amigables, cercanos. 

Venga amigos, ¿se puede pedir más?.

 

Maquillaje: Mónica García

Peluquería: Laura Bergado

Vestido: Pronovias

Zapatos: Schutz

Ramo: Margarita me llaman

Traje y complementos: Luxury Purple Club

Flamenco: Grupo el Duende

Mariachi: Real de Jalisco

DJ: 2gether Events

Celebración: Monasterio del Espino

 

Preboda de fin de semana en Castro Urdiales (Cantabria)

preboda pareja castro urdiales playa burgos fotografa bodas

Preboda en Castro Urdiales, 25-26 de Mayo de 2019.

No estábamos allí de casualidad, ni porque sea un pueblo bonito (que lo es) sino por ser la tierra de Jose. Viviendo en Madrid las posibilidades de escapar al norte son escasas y hay que reconocer que cuando llevas un tiempo fuera, quizá años, te das cuenta de lo mucho que echas de menos tus raíces y la morriña se apodera de ti. Por eso el destino fue Castro; bueno… y porque la boda se celebrará en Burgos, de donde viene la señorita Rut. 

¿Puede ser uno de los mejores findes que he tenido? Sin duda.

Porque no son una pareja cualquiera. Ellos son tremendamente especiales y originales. De esas parejas difíciles de encontrar. Uña y carne. Loco y loca. Simpatía y sonrisas a raudales. Cercanos y familiares. Tal pa cual.

 

Nos dirigimos a Castro el sábado para empezar el reportaje preboda por la tarde (no sin antes llenar la barriga en un restaurante al lado del puerto, ¡qué bien se come allí!) así que moverse para comenzar la ruta ideada por Jose no fue fácil, pero una vez en marcha la tarde pasó volando y nos regaló un increíble atardecer, cortito pero intenso. Rematamos el día con una cena entre familiares y amigos, muy pero que muy divertida. Donde las anécdotas de la pareja y el buen feeling que se respiraba entre todos auguró lo que será la boda del año. El domingo la playa solitaria de Brazomar fue testigo de mucho amor, cariño, abrazos y momentos cómplices.

Rut decidió ponerse el vestido de novia de su madre tras robárselo del armario. ¡Sorpresa! Porque ni Jose sabía nada del asunto pero no importó, mereció la pena. Paseaban por Castro Urdiales felices ante todos los lugareños que no le quitaban el ojo a este par.

Yo no me quería marchar. Me habría quedado allí, en ese bonito pueblo con Rut y Jose, descubriendo lugares nuevos; pero regresamos, porque tenemos una boda a la que acudir y disfrutar. ¡Y yo cuento los días!

 

preboda pareja castro urdiales playa burgos fotografa bodas
preboda pareja castro urdiales playa burgos fotografa bodas
preboda pareja castro urdiales playa burgos fotografa bodas
preboda pareja castro urdiales playa burgos fotografa bodas
preboda pareja castro urdiales playa burgos fotografa bodas
preboda pareja castro urdiales playa burgos fotografa bodas
preboda pareja castro urdiales playa burgos fotografa bodas
preboda pareja castro urdiales playa burgos fotografa bodas
preboda pareja castro urdiales playa burgos fotografa bodas
preboda pareja castro urdiales playa burgos fotografa bodas
preboda pareja castro urdiales playa burgos fotografa bodas
preboda pareja castro urdiales playa burgos fotografa bodas
preboda pareja castro urdiales playa burgos fotografa bodas
preboda pareja castro urdiales playa burgos fotografa bodas
preboda pareja castro urdiales playa burgos fotografa bodas

Reportaje de Pareja en hotel céntrico de Madrid.

sesion fotos pareja madrid preboda hotel amor burgos

Reportaje en Madrid. 28 de Octubre de 2018.

Estas fueron mis últimas fotos antes de dejar la ciudad para volver a instalarme en Burgos. Literalmente acabé la sesión y me fui corriendo a coger el coche que me llevaba a casa. Me invadió la pena todo el camino.

Quería hacer un reportaje de pareja bonito para cerrar mi etapa en Madrid y no fue nada complicado. Ana y Jorge son un duo perfecto. Me sorprendió ver como en algunas cosas, se parecen a mi pareja y a mi. Casualidades de la vida. El caso es que conectamos muy rápido y para cuando subimos a la habitación parecía que nos conocíamos de toda la vida. 

Así que yo estaba allí pero como si no…

Ellos se metieron en su burbuja y me regalaron una tarde divertida con imágenes llenas de cariño.

 

Gracias pareja, por todo y por tanto. 

sesion fotos pareja madrid preboda hotel amor burgos
sesion fotos pareja madrid preboda hotel amor burgos
sesion fotos pareja madrid preboda hotel amor burgos
sesion fotos pareja madrid preboda hotel amor burgos
sesion fotos pareja madrid preboda hotel amor burgos
sesion fotos pareja madrid preboda hotel amor burgos
sesion fotos pareja madrid preboda hotel amor burgos
sesion fotos pareja madrid preboda hotel amor burgos
sesion fotos pareja madrid preboda hotel amor burgos
sesion fotos pareja madrid preboda hotel amor burgos

Estoy aquí

info@cristinamarrodan.com

+34 685.112.884

© CRISTINA MARRODÁN FOTÓGRAFA